La importancia de tener un coach a la moda

La importancia de tener un coach a la moda

Se tienen en cuenta infinidad de variables a la hora de valorar el trabajo de un coach. Sus habilidades sociales, de comunicación y la inteligencia emocional son elementos deseables (y casi imprescindibles) para el coaching.

Sin embargo, hay pequeños detalles que en su conjunto pueden contribuir también a la excelencia. Uno de ellos es el aspecto personal. La ropa, la higiene personal y el lenguaje no-verbal genera una impresión en los demás y, si queremos guiar a otras personas tenemos que dar una imagen de profesionalidad.

¿Cómo vestir a la moda?

La moda es un elemento que está constantemente cambiando. Depende de los gustos de cada momento y es difícil dar con una fórmula universal para vestir. Ahora bien, hay prendas o estilos que no pasan de moda: el negro para vestir, los trajes, el little black dress… resisten al paso del tiempo.

Si queremos causar la impresión correcta en nuestros clientes deberemos ser flexibles con la ropa. Si una de nuestras sesiones de coaching se desarrolla al aire libre, debemos ponernos ropa adecuada para la actividad. Si somos especialistas en coaching deportivo, usaremos prendas deportivas.

Cuando hagamos sesiones indoor para presentaciones audiovisuales o entrevistas, optaremos por un look “formal” (siempre adaptado al contexto) y una higiene personal cuidada.

moda del coach

La imagen importa

Sobre todo para un coach. Es difícil instaurar cambios de hábitos o motivar a un individuo. Hace falta crear un espacio seguro y que el cliente confíe en nuestra capacidad para guiar. Esto muchas veces se complica aún más con clientes resistentes al cambio, con prejuicios, en un rango de edad muy distinto, etc…

Todo lo que podamos hacer para reforzar nuestra imagen de cara al público será bienvenido. En última instancia, lo que queremos es que el cliente alcance sus metas y para ello debemos contar con todas las herramientas.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
* Comment:
Type Code
Volver arriba